¡La Champions!

Como una gran mayoría de valencianistas, en los últimos meses me ha invadido la duda de si renovar o no el pase para la próxima temporada. La locura de horarios -con partidos a mediodía o en plena digestión de la paella-, la cantidad de encuentros que ha habido esta temporada en Mestalla entre semana -que el partido ante el Real Madrid fuera un miércoles a media tarde, fue lo máximo- y, lo más importante, el pésimo juego y los lamentables resultados del equipo, así como la caótica gestión de Meriton, han espantado a muchos aficionados y han hecho plantearse a otros muchos su condición de socios.