Aderllan, la estrella del mercado

La campaña de abonos del Valencia, SOM, se presentó el pasado lunes y desató una ola de críticas por el discurso pesimista del director general Mateu Alemany en materia de fichajes. “Sin fichajes no hay ilusión y sin ilusión no me saco el pase”, argumentan muchos valencianistas. Pues yo, a riesgo de meterme donde no me llaman y de recibir palos -merecidos, seguramente-  les voy a decir una cosas a esos aficionados que supeditan su condición de socios a los fichajes: no os entiendo.

¡Que viene el Quique-taka!

El Valencia llega al Santiago Bernabéu como una víctima propicia para el Real Madrid. Los de Voro no se juegan nada, llegan sin su delantero titular y vienen de encadenar dos derrotas. Escuchaba esta semana en una tertulia de una emisora de radio nacional que el único rival complicado que le quedaba al equipo de Zidane en su camino hacia el título de Liga es el Sevilla.

El saludo

Que un jugador salude a uno de los ejecutivos del club puede tener más o menos valor en función del momento y/o el lugar en el que se produce el encuentro. La imagen de Carlos Soler tendiendo la mano a Mateu Alemany en el mismo acceso al campo de entrenamiento tiene un valor incalculable. Estamos ante las dos figuras más importantes del club en el plano terrenal.

Tu cara nos suena

En las últimas temporadas, coincidiendo con la presencia de Meriton en la dirección del club, el Valencia protagoniza seriales que firmarían los mismos guionistas de Gran Hermano, Operación Triunfo o Tu cara me suena. El paso de Gary Neville por el banquillo, el test psicotécnico de Ayestarán en Singapur, la venta de Paco Alcácer, la espantada de Prandelli, el ascenso de Alesanco… Y tras el fichaje de Mateu Alemany como director general, el casting para elegir al entrenador de la próxima temporada cobra protagonismo en la agenda valencianista con muchos actores en el reparto.