Vuelve la ambición

Tenía unas ganas enormes de que llegara este partido ante el Real Betis en el Villamarín. Y además, en concreto, el de mañana, no el de la segunda vuelta en Mestalla. Quique Setién tampoco cambia mucho su estilo cuando juega fuera de casa, pero la esencia de su fútbol alegre y abierto se aprecia mejor…

El arte de Marcelino

Cinco jornadas son pocas para sacar conclusiones, pero nadie nos puede negar la ilusión. Hacía tiempo que los valencianistas no nos sentíamos así, con esta sonrisa permanente. No hay más que fijarse en las celebraciones de los goles. Me encanta poner en pausa el video en el momento en que la realización televisiva apunta a…

Ha vuelto el puto Valencia

Nunca había vivido un tramo final de partido en el Bernabéu con esa sensación. Me daba igual que marcara el Real Madrid, que marcara el Valencia o que la cosa acabara en empate. El “puto Valencia” había vuelto. Había puesto contra las cuerdas al equipo más en forma del planeta -lo de mejor equipo del mundo no lo escucharán de mi boca jamás para hablar del Real Madrid o del Barça- y consiguió desesperar a los jugadores de Zidane, al público del Bernabéu, que silbó y abucheó a Kondogbia y Parejo como si se trataran de Messi y Luis Suárez, y a la caverna mediática que sigue llorando por los dos puntos perdidos en la segunda jornada de Liga. Mola. El puto Valencia.

Aderllan, la estrella del mercado

La campaña de abonos del Valencia, SOM, se presentó el pasado lunes y desató una ola de críticas por el discurso pesimista del director general Mateu Alemany en materia de fichajes. “Sin fichajes no hay ilusión y sin ilusión no me saco el pase”, argumentan muchos valencianistas. Pues yo, a riesgo de meterme donde no me llaman y de recibir palos -merecidos, seguramente-  les voy a decir una cosas a esos aficionados que supeditan su condición de socios a los fichajes: no os entiendo.

¡Que no cunda el pánico!

El mercado se mueve. Que si Nolito apunta al Sevilla, que si el Atlético podría ser el destino de Vitolo, que si el Villarreal da por cerrada su plantilla con la llegada de Rubén Semedo…. Y la sensación es que el Valencia las ve pasar. Cierto es que, lamentablemente, el club de Mestalla no se mueve en el mismo mercado que estos clubes, por deméritos propios.

¡La Champions!

Como una gran mayoría de valencianistas, en los últimos meses me ha invadido la duda de si renovar o no el pase para la próxima temporada. La locura de horarios -con partidos a mediodía o en plena digestión de la paella-, la cantidad de encuentros que ha habido esta temporada en Mestalla entre semana -que el partido ante el Real Madrid fuera un miércoles a media tarde, fue lo máximo- y, lo más importante, el pésimo juego y los lamentables resultados del equipo, así como la caótica gestión de Meriton, han espantado a muchos aficionados y han hecho plantearse a otros muchos su condición de socios.

Atrapa un millón

El partido ante el Villarreal CF es un trámite para el Valencia CF. No se juega nada, lamentablemente en el plano deportivo, y eso me invade de pánico. Cuando este equipo no tiene objetivo, se deja ir. Y ante un rival como el Villarreal que tiene en juego su presencia en Europa la próxima temporada y con la herida del descenso de hace unas temporadas todavía por cicatrizar, puede ser muy peligroso.

Marcelino vende pases

Parece increíble que Meriton haya tomado una decisión que gusta a la gran mayoría de aficionados, pero así ha sido. Marcelino es el técnico preferido por la afición por su modelo de fútbol, porque conoce la Liga, porque ha conseguido resultados en Villarreal y pese a caer mal a la mayoría.

¡Acierten!

Tal día como hoy, hace 15 años, el Valencia se convirtió en campeón de Liga. Fue en la Rosaleda, en Málaga, con los goles de Fabián Ayala -keep calm- y Fabio Aurelio – ¡qué suspense!-. Sólo hace 15 años de aquella mágica tarde en Tierra Santa. ¿Quién le iba a decir  a varias generaciones de valencianistas que verían a su equipo ganar una Liga? Pues vieron dos.